Categories

Qué dice el ‘brick’ de la leche – El País

Qué dice el ‘brick’ de la leche

http://elpais.com/elpais/2014/11/27/buenavida/1417104316_967547.html

/ 30 NOV 2014 – 09:26 CET

A las vacas les estimula escuchar música, y son animales curiosos, tranquilos y sociales, a los que les gusta el buen trato. Sí, estos rumiantes herbívoros también son sibaritas, aunque no estemos acostumbrados a aplicar estos adjetivos a animales destinados a la explotación. Al fin y al cabo, los animalistas, como Carmen Méndez, presidenta de la Asociación Defensa Animal (ADDA), se quejan de que «son animales a los que se les considera meras máquinas de producir y no seres vivos con unas necesidades físicas y emocionales». Por eso nos vamos a preocupar por el grado de felicidad de las vacas cuya leche bebemos, pero también de por su valor nutricional.

Un vaso de leche contiene calcio, proteínas, minerales y vitaminas, pero si proviene de una vaca feliz, ingerimos «entre tres y cinco veces más ácidos Omega 3, un menor contenido en grasas saturadas, más vitamina E y beta-caroteno», según explica Guillermo Martínez, veterinario y gerente de una explotación ecológica de vacas lecheras en Galicia. Cuando hablamos de “vaca feliz”, nos referimos al grado de bienestar del animal, al que la propia Federación Internacional de Lechería y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) instan con esta aseveración: es necesario evitar, a las vacas lecheras, dolor, temor, malestar o incomodidad, así como permitirles desarrollar un comportamiento acorde a su naturaleza (caminar o relacionarse con otras vacas).

Investigadores de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) han revelado que las vacas lecheras que pastan en la naturaleza producen una leche de mejor calidad que las que se alimentan con pienso o permanecen estabuladas (colocadas en batería y sin apenas movimiento). El profesor Gillian Butler, autor del estudio, cuyos resultados se publicaron en la edición en línea de Journal of Science of Food and Agriculture, insiste: “Lo que es diferente en esta investigación es que muestra claramente que en las granjas ecológicas, dejar que las vacas pasten naturalmente, usando una dieta con forraje, es la razón más importante para las diferencias en la composición de la leche ecológica y la convencional”. Nos referimos a la leche proveniente de vacas que se han alimentado de pasto y no de pienso, cuyos beneficios, según el Instituto Danés de Investigaciones Agrarias y la Universidad de Newcastle, resultan en una mayor cantidad de antioxidantes y ácidos grasos Omega 3. Otras investigaciones van más allá, como esta de la Universidad de Psicología de Leicester, que afirma que poner música a las vacas repercute en la calidad de la leche.


“Quiero leche ecológica”

Las granjas ecológicas de vacas lecheras cumplen la normativa europea para aplicar en sus productos lácteos el sello de la hojita verde, que acredita cosas como que por cada dos vacas se dispone de una hectárea de terreno o que tienen una alimentación ecológica (sin organismos genéticamente modificados o productos químicos). La leche con estas rúbricas cuesta un 15 % más que el resto. Y es que las explotaciones de vacas lecheras ecológicas son escasas debido a los costes que conllevan para los ganaderos, que deciden que sus rumiantes coman en pastos naturales o caminen a diario. Por otro lado, la producción de este tipo de explotaciones es más escasa que las que cuentan con más vacas que no salen a comer en los prados y permanecen estabuladas (ganadería intensiva). Por esa razón los consumidores españoles tienen a su alcance un escaso y más caro número de productos lácteos ecológicos, con el logotipo de la hoja verde (imagen, a la derecha).